Mi experiencia con ArchLinux

13/Feb/2014 | Eder

Inicio » Redacciones » Experiencias » Mi experiencia con ArchLinux

No sé si ya lo había comentado, pero llevo desde hace algunos meses metiéndome en cosas más complejas de Linux y nada más recomendable que hacerlo con una distro llamada ArchLinux, la cual es impresionantemente personalizable y te hace aprender muchas cosas sobre Linux.

De primer momento lo digo, ArchLinux es una distro un tanto difícil de instalar, configurar y mantener pero todo aquel que conozca un poco más allá de lo básico de Linux (crear correctamente particiones, conocer la jerarquía del sistema de archivos, permisos, usuarios y grupos, etc.) podrá hacerlo gracias especialmente a la Wiki de ArchLinux (una de las mejores documentadas e incluso en español) y a los posts en foros o la blogósfera que me han salvado más de una ocasión.

Como ya lo dije, ArchLinux es muy personalizable ya que, a diferencia de otras distros, nos permite elegir todo lo que deseemos tener instalado: así como podemos tener un escritorio ligerísimo y unas cuantas aplicaciones también podemos tener el entorno de escritorio más pesado y visualmente atractivo con cientos de programas, obviamente siempre y cuando nuestra máquina sea capaz de aguantar todo esto.

Mis intentos con ArchLinux

Hace muchos años, un usuario de Taringa que conocí en cierta comunidad me solía hablar por horas en el Windows Live Messenger sobre muchísimas cosas de ArchLinux, cosa que yo no le entendía un carajo ya que apenas conocía Ubuntu y lo único que recuerdo es que mencionó el principio KISS, el cual me llamó la atención por su particular significado de tener las cosas lo más simples y sencillas posibles.

Principio KISS: Keep It Simple, Stupid (Mantenlo simple, estúpido)

Eventualmente utilizaba Ubuntu para hacer un par de cosas, a veces perdía tiempo personalizándolo de lo lindo pero nunca lo ocupaba y al final lo terminaba reinstalando cada vez que hacía lo mismo con Windows, por lo que nunca tuve una motivación suficientemente grande como para aprender más cosas sobre Linux.

Tiempo después me decidí a aprender más cosas sobre Linux y nada mejor que aprender practicando, a esto súmale el hecho de que quería tener un sistema sin tantas cosas que Ubuntu trae y que al intentar quitar muchas de ellas terminaba peleándome con el sistema para finalmente reinstalarlo.

Cierta ocasión me armé una máquina para juegos y otras boludeces, como ésta era de tecnología relativamente nueva (trae esas cosas de UEFI y demás) entonces tuve muchos más problemas para instalarle alguna distro Linux: aquí ya comenzaba a intentar instalar ArchLinux, aunque terminé perdiendo mucha información en un par de veces vaya que aprendí a navegar por la Wiki y a ser un poco más cauteloso.

Los informáticos de corazón nunca hacemos respaldos; nada como sentir esa adrenalina cuando tus 200GB de información se van directito a la mierda en un par de segundos.

Al poco tiempo me compré una laptop y desde el primer día, chau Windows 8 (de todas maneras tengo Windows 8.1 en mi PC armada) y le metí ArchLinux. Tras muchísimos dolores de cabeza al fin pude instalarlo, pero siempre me quedaban algunos detallitos por revisar, así que me tocaba reinstalar.

Al tercer intento todo quedó bien, tras dos semanas de vacaciones logré tener mi sistema a punto con las utilidades que necesito y con mi toque personal.

Un detalle que me gusta de Arch es que es una distro rolling release, es decir que puedes actualizar cuando quieras y siempre tendrás las últimas versiones de tus programas, a diferencia de distros como Ubuntu que cada cierto tiempo liberan una nueva versión de su sistema.

Mi sistema ArchLinux

A continuación dejo algunas capturas de pantalla de mi laptop corriendo completamente ArchLinux con el entorno de escritorio GNOME 3.10 (un proyecto creado por mexicanos, por cierto) y algunas aplicaciones que tengo instaladas.

Click en las imágenes para verlas a tamaño real.

GNOME Shell

Rhythmbox en GNOME 3.10

GNOME Terminal

Vista previa de las ventanas en el menú de inicio

Vistas previas de muchos archivos y documentos en Nautilus

Nautilus: explorador de ficheros

Un lector de email

GNOME Shell

Consejos

Si tienes una máquina adicional, prueba instalando ArchLinux (o cualquier distro de tu elección) en ella y quitando completamente Windows. Esto te hará utilizar Linux y no solamente tenerlo de adorno en un dual-boot con Windows; créeme, ayudará bastante.
Siempre hay que leer bien lo que dice la Wiki y seguir los pasos al pie de la letra, incluso en algunas ocasiones será necesario leer textos en inglés ya que no toda la documentación está traducida o está traducida incompletamente; de hecho lo mejor es leer todo en inglés.
Siempre haz respaldos de la información importante; yo recomiendo subir la información a Dropbox y si te registras en este link conseguirás espacio extra gratis.
La instalación de Arch es todo mediante consola (eso implica 100% comandos y mucha paciencia) pero al final de todo no es tan difícil.

Espero que el post haya sido de tu agrado y sirva de inspiración para utilizar Linux. Ojo que sigo siendo Windowsero, pero le di una oportunidad a Linux y he aprendido bastante.

Saludos y después de todo feliz San Billetín!

Acerca de Eder
Software Engineer, estudiante politécnico del CECyT No. 3 y ESCOM-IPN.

Comentarios